Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Distintas formas de mirar el agua’

Como cada año comparto con vosotros una lista de los libros que durante el año se he ido encontrando en mi camino y que me gustaría que en el próximo descansaran sobre mis estanterías (algunos de ellos ya lo hacen).  Ya sabéis que mis recomendaciones atienden a mis gustos personales y no a ninguna lista comercial o publicada por ningún medio cultural o de comunicación. Como aún no los he leído para hacer mi propia reseña, he transcrito e interpretado los resúmenes que vienen en las contraportadas de todos los libros para que tengáis la mayor información posible sobre ellos. En este post solo os dejo la lista de narrativa, en breve publicaré otro con poesía. Espero que os den ideas.

  • Mi maravillosa librería. Petra Hartlieb. Editorial Periférica. 2015. Este libro cuenta la historia de un desafío: cómo conseguir que una librería pequeña, tradicional y de barrio se convierta en el núcleo indispensable de la vida en comunidad de una ciudad europea en el siglo XXI. Una estupenda historia sobre cómo conseguir aquello que amamos. Una historia llena de divertidas anécdotas y emociones sin fin, que logra, gracias a una escritura ágil, directa y muy empática, que todos seamos partícipes de las alegrías y los problemas de Petra. Es, además, una maravillosa descripción de la vida diaria de muchas librerías y en muchos países: un mundo en miniatura en el que, de algún modo, habitamos todos aquellos que amamos los libros.

mi maravillosa libreria petra hartlieb.cdr

  • Blitz. David Trueba. Editorial Anagrama. 2015. A principios del año pasado se publicaba esta novela. Ya está en mis estanterías esperando el momento para leerlo. La novela cuenta la historia de Beto, un joven arquitecto paisajista que llega a las costas de Múnich en medio de un naufragio vital y sentimental. Invitado a participar en un concurso que podría solucionar sus perspectivas de futuro, ha llegado acompañado por su novia. Pero, casi al instante, su estancia en Alemania se convertirá en una comedia humana. Bajo el destello de un relámpago, que es exactamente lo que significa la palabra blitz, tendrá que afrontar un cambio de vida y de ideales. Llena de emotivas instantáneas del amor perdido, bajo una escritura afilada por el sentido del humor, los personajes parecen deslizarse dentro de un reloj de arena. Porque será la reflexión sobre el discurrir del tiempo lo que conduzca al protagonista hacia una mujer de otra edad, Helga, en un encuentro intergeneracional que es el corazón del relato. Pegado a los pensamientos de Beto, el lector no dejará de preguntarse a cada momento por lo que le espera en la página siguiente. ¿Y ahora qué? La respuesta se esconde en esta narración destilada, la esperada nueva novela de David Trueba tras Saber perder, que se alzó con el Premio de la Crítica en 2008.

71TxVdMf9CL

  • Distintas formas de mirar el agua. Julio Llamazares. Editorial Alfaguara. 2015. Aunque este libro descansa en mi librería desde hace meses aún no he podido ponerme con él, otros libros tenían preferencia. Para los que ya conocéis a Llamazares y su Lluvia Amarilla esta novela os encantará. En medio de un paisaje hermoso y desolador, la muerte del abuelo reúne a todos los miembros de una familia. Junto al pantano que anegó su hogar hace casi medio siglo y donde reposarán para siempre las cenizas de Domingo, cada uno reflexiona en silencio sobre su relación con él y con los demás, y sobre cómo el destierro marcó la existencia de todos ellos. No existe una única forma de mirar el agua, pero el sentimiento de desarraigo, de exilio definitivo, ha permeado gota a gota a esta familia, generación tras generación. Tal vez porque ningún lugar duele tanto como aquel al que jamás podrás volver si no es desde el recuerdo o una vez muerto.

1423658631_697394_1423658771_noticia_normal

  • Hombres buenos. Arturo Pérez Reverte. Editorial Alfaguara. 2015. Ya os he hablado muchas veces de mi debilidad por este autor. Y con novelas como ésta me reafirmo, aunque no soy una gran consumidora de novela histórica. La novela nos conduce finales del siglo XVIII, cuando dos miembros de la Real Academia Española, el bibliotecario don Hermógenes Molina y el almirante don Pedro Zárate, recibieron de sus compañeros el encargo de viajar a París para conseguir de forma casi clandestina los 28 volúmenes de laEncyclopédie de D’Alembert y Diderot, que estaba prohibida en España, nadie podía sospechar que los dos académicos iban a enfrentarse a una peligrosa sucesión de intrigas, a un viaje de incertidumbres y sobresaltos que los llevaría, por caminos infestados de bandoleros e incómodas ventas y posadas, desde el Madrid ilustrado de Carlos III al París de los cafés, los salones, las tertulias filosóficas, la vida libertina y las agitaciones políticas en vísperas de la Revolución francesa. Basada en hechos y personajes reales, documentada con extremo rigor, conmovedora y fascinante en cada página, Hombres buenos narra la heroica aventura de quienes, orientados por las luces de la Razón, quisieron cambiar el mundo con libros cuando el futuro arrinconaba las viejas ideas y el ansia de libertad hacía tambalearse tronos y mundos establecidos.

hombres buenos

  • Todos se van. Wendy Guerra. Editorial Anagrama. Esta novela publicada por la editorial Bruguera y reeditada por Anagrama. Todos se van narra la infancia y la adolescencia de su protagonista, quien, desde su nacimiento, viaja a la deriva de su propia vida gracias a que el Estado cubano decide su destino, siempre supeditado a un incierto desenlace signado por un matiz político-social. Nieve resiste la vida azarosa de sus padres y el pánico de crecer en una sociedad controladora hasta la asfixia que le va restando todas sus posesiones afectivas. Ha sido llevada al cine por Sergio Cabrera en 2014.

descarga

  • Lo que no aprendí. Margarita García Robayo. Editorial Malpaso. 2014. Esta joven autora colombiana sobre todo escribe cuentos, y da el paso a la novela con Lo que no aprendí, una novela autobiográfica sobre la memoria y la familia que emociona, sorprende y cautiva.

9788415996415

  • La habitación de Nona. Cristina Sánchez Cubas. Editorial Tusquets. 2015. La gran cuentista Cristina Sánchez Cubas vuelve a la carga después de diez años con este libro de cuentos, de esos que “dejan cicatriz”. Cristina Fernández Cubas revisita la infancia y la madurez, la soledad y la familia, la cotidianidad de nuestras casas y nuestras ciudades y nos descubre que en todos ellos tal vez aniden inadvertidos el misterio, la sorpresa y el escalofrío.

9788490660751

  • Pequeño circo. Historia oral del indie. Nando Cruz. Editorial Contra. 2015. Ya sabéis de mis arrebatos indies, así que este libro tan bien documentado no podía faltar en mi lista. Escrito por el periodista musical Nando Cruz, tras un año y medio de trabajo y después de entrevistar a más de cien personas, compone por primera vez el apasionante retrato de una generación que, amplificada por una prensa especializada que acogió sus propuestas con un entusiasmo inusitado, se presentó como la alternativa musical de los 90. Pequeño circo es un recorrido por aquella década construido a través de las anécdotas, confesiones, epopeyas, ambiciones, errores, trapicheos, éxitos y fracasos de sus protagonistas. Pero entre los recuerdos y reflexiones de los entrevistados, también se cuela una mirada reflexiva y crítica, fruto del análisis y la distancia que proporcionan los más de veinte años transcurridos desde que empezó a cobrar forma aquella escena.

91zI-DdGObL

Si queréis ver mi lista de libros del año pasado, pinchad AQUÍ. Y si estáis interesados en adquirir alguno de estos libros o conocer su precio aproximado sólo tenéis que hacer click en las imágenes.

Hasta el próximo post!

Anuncios

Read Full Post »

principal

Hay cosas que ocurren de forma mágica, llamadlo casualidad, destino, karma, fortuna o serendipia (ya aceptado por la RAE), y cuando tropiezas con ellas la sensación es algo más que escalofriante o excitante, creo que ¡no hay pelo que no se rice!.
Hace muchos, pero mucho años, calculo unos 20, iba al instituto y la clase de letras, a la que iba gran parte de mi grupo de amigas, estaba leyendo un libro que todas me recomendaron, La lluvia amarilla de Julio Llamazares. Prometieron prestármelo cuando terminaran el trabajo que estaban haciendo, pero acabó el curso, y tanto ellas como yo, nos olvidamos del libro, bueno, no del todo, se quedaría en alguna de las libretas que utilizaba entonces para tomar notas. Años después leí otras novelas de Julio, pero de La lluvia amarilla no me volví a acordar hasta hace un par de semanas. En el hall de la biblioteca que suelo visitar, había una exposición de los libros favoritos de los usuarios del centro, ni siquiera deparé en lo que había expuesto, llevaba prisa y tenía que sacar unos cuentos para mi Cachidiablito, pero cuando ya me iba, en un momento deparé en él. Pequeño, al lado de otros libros más llamativos, portada sencilla aunque bonita, en la cubierta aparece el cuadro de Los cuatro chopos de Monet, sobre fondo blanco, pero lo vi a él y nada más, y pensé, me lo tengo que llevar.

18118207
Pasados unos días decidí comenzar su lectura, y aquí llegó el segundo momento mágico. Por primera vez en mi vida, sentí por un libro lo que hasta ahora no me había pasado, tras terminar el primer capítulo pensé que este era el libro que me gustaría escribir, si algún día decidiera ponerme a ello, y esta idea me ha perseguido hasta el final de la novela. A día de hoy, aún siento su hechizo sobre mí, creo que este libro que debería haber leído hace 20 años me ha llegado en el momento adecuado, en aquel tiempo no creo que me hubiera dejado la misma impronta, desde luego hay libros que tienen su momento, y que ellos eligen cuando quieren ser leídos, al menos con La lluvia amarilla así me ha ocurrido. Por ello, antes de que el encantamiento se disipe, quería compartir esta lectura con vosotros.
La lluvia amarilla de Julio Llamazares, es una novela publicada en 1988, ya lleva unas cuantas ediciones, la mía es la 26º, publicada por Seix Barral. Narra en primera persona la vida del último habitante de un pueblo del Pirineo aragonés, Ainelle, que realmente existió. El libro nos habla de la soledad, del paso del tiempo, de los recuerdos que acechan y de la lucha por una supervivencia imposible. La tensión narrativa y el ritmo poético es constante, no hay descanso para el lector. Aunque el tiempo parece detenido entre sus páginas, el corazón está en un puño durante todo el relato, desde luego hay magia en este libro. Esa al menos ha sido mi experiencia como lectora, ahora os invito a que abráis sus páginas y me contéis.
El tercer momento mágico con La lluvia amarilla ha ocurrido este fin de semana, ojeando la revista dominical de El País, vi que Julio Llamazares había escrito un reportaje sobre su pueblo natal, Vegamián (León), que también desapareció, pero no porque lo abandonaran sus vecinos, si no anegado por las aguas, gracias al proyecto faraónico del Caudillo de convertir España en una gran presa hidráulica, aunque eso implicara destruir pueblos y crear otros nuevos con los vecinos expatriados, en ocasiones lejos de su tierra. Precisamente habiendo terminado La lluvia amarilla me tropiezo con este reportaje que me ha llevado a reflexionar más sobre el libro, su mensaje, la importancia de las raíces, y como el hecho de que tu tierra natal desaparezca puede marcar tu existencia. Llamazares ha publicado recientemente otra novela sobre este tema, Distintas formas de mirar el agua (Alfaguara). Quiero ponerme en el lugar de esas personas que pierden para siempre el sitio de donde proceden, y de repente recuerdo una frase que hay en una pared de la escuela infantil de mi hijo: “para crecer, dadme dos cosas: raíces y alas”. Y yo me pregunto, ¿qué pasa cuando las raíces se ahogan en el olvido?, ¿qué ocurre cuando te arrebatan parte de tu identidad? En La lluvia amarilla el autor escribe:
“…como un río encharcado, de repente el curso de mi vida se había detenido y, ahora, ante mí, ya sólo se extendía el inmenso paisaje desolado de la muerte y el otoño infinito donde habitan los hombres y los árboles sin sangre y la lluvia amarilla del olvido.”
Que el azar me siga trayendo regalos como éste. Hasta el próximo post!

20150211_002702

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: